1 diciembre 2021 / 27 Kislev 5782
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Liliana Porter

Testimonio Contemporáneo

Liliana Porter nació en Buenos Aires, Argentina, en 1941. Es una de las artistas conceptuales más emblemáticas de su país. A través de grabados, pinturas, dibujos, fotografías, videos, instalaciones, teatro y arte público, investiga sobre la representación, sobre el tiempo, y sobre la relación con lo que llamamos realidad. Su obra es fácilmente reconocible, por esa mezcla de humor y angustia, banalidad y posibilidad de sentido. Por ejemplo, en la serie de fotografías Forty Years (2013) enfrenta su mano actual con la de los años 70, que es recorrida por una línea gestual trazada en lápiz sobre la pared. Muchas veces, pasa de la risa a la emoción a través de situaciones que construye con objetos encontrados, que aísla sobre un fondo negro.

Su recorrido en el arte comenzó temprano, a los 12 años, cuando ingresó en la Escuela Nacional de Bellas Artes Manuel Belgrano en Buenos Aires. De los 16 a los 19 años vivió y estudió artes plásticas en la ciudad de México, donde hizo su primera exposición, a los 17 años. Regresó a Buenos Aires para cursar la Escuela de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón y continuó formándose en el taller de grabado de la Escuela Superior Ernesto de la Cárcova, con los profesores Fernando López Anaya y Ana María Moncalvo. En 1964 viajó a Nueva York (desde entonces reside allí). Junto con Luis Camnitzer y José Guillermo Castillo fundó el New York Graphic Workshop, taller de grabado y centro de operaciones clave para el desarrollo del arte conceptual. En ese tiempo, Porter trabajaba con sombras, arrugas y el espacio vacío sobre el límite entre el objeto y su imagen. En la instalación participativa Arruga (1969), por ejemplo, acumula impresiones offset que se van arrugando. Pronto, en 1973 su obra fue exhibida en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, y fue premiada en la Bienal de Grabado de Cali, Colombia.

En los ’80 comenzó a incluir en sus narraciones el uso de objetos inanimados, juguetes y figuritas, un elenco de personajes que se fue convirtiendo en su sello. Con ellos compone diálogos entre seres de diferentes tiempos y ámbitos. Sus personajes fueron primero fotografiados, se metieron en el formato del cuadro y lo rompieron, borraron los límites del tiempo y las disciplinas, y llegaron más tarde al video. En la actualidad, salieron a la tercera dimensión en sus puestas teatrales. En cualquier formato, Porter construye escenas en las que reinan tanto el humor como lo siniestro, la ternura y el desazón, y una mirada poética de la vida.
Su obra ha sido exhibida en más de 35 países, en más de 450 exposiciones colectivas, incluidas las del Museo de Arte Moderno, el Museo Whitney de Arte Americano, el Nuevo Museo, el Museo Tamayo, el Museo Blanton de Arte, y el Museo J. Paul Getty. Fue reconocida con una beca Guggenheim en 1980, tres becas de la Fundación Nueva York para las artes (1985, 1996, 1999), el Mid Atlantic / NEA Regional Fellowship (1994) y siete premios de investigación PSC-CUNY (de 1994 a 2004). Fue profesora en Queens College, CUNY hasta 2007.

Se han realizado exposiciones individuales de su obra en instituciones como el Museo Nacional de Artes Visuales en Montevideo; Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires; Museo Provincial de Bellas Artes Franklin Rawson en San Juan, Argentina; Museo de Arte de Zapopan en Guadalajara, México; Sicardi Gallery en Houston; Barbara Krakow Gallery en Boston, Estados Unidos, y Galerie Mor-Charpentier en París.
En 2017, el trabajo de Porter se incluyó en Viva Arte Viva, La Biennale di Venezia, 57a Exposición Internacional de Arte, con una obra muy celebrada: El hombre con el hacha y otras situaciones breves, una instalación en la que condensa a sus personajes más recordados y otros nuevos en microrrelatos que componen una gran tragedia. También durante ese año, debutó con Domar al León y otras dudas, su tercera producción teatral en la segunda Bienal de Performance, Parque de la Memoria en Buenos Aires. Integra colecciones públicas y privadas como TATE Modern, Museo de Arte Moderno, Museo Whitney de Arte Americano, Museo Nacional de Bellas Artes en Buenos Aires, Museo de Arte de Filadelfia, Museo de Bellas Artes en Santiago, Museo de Arte Fogg en la Universidad de Harvard, Museo de Arte Moderno de Bogotá, Museo del Barrio, Museo Metropolitano de Arte, Museo de Arte Americano Smithsonian, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía y la Colección Daros. Galerías en Europa, América Latina y los Estados Unidos representan a la artista.

LILIANA PORTER
Foto: Ana Tiscornia
  • También te puede interesar

    • Testimonio Contemporáneo

    Arte y Producción AMIA | AMIA Comunidad Judía © 2021